define('DISALLOW_FILE_EDIT', true); Metodología SPCIFYC ® | Imvlc
Stay In Touch
Metodología SPCIFYC®+
Así trabajamos en Equipo
DESPLIEGA las Fases para conocer el Método SPCIFYC®
DESPLIEGA las Fases para conocer el Método SPCIFYC®
FASE 1: Análisis de la situación

La adaptación y entendimiento de la compañía será más rápido si se produce un buen entendimiento desde el mismo comienzo de la relación.

La empresa requiere que sea capaz de analizar, trabajar de forma autónoma a la vez que estar orientado a los resultados. Es por ello que resulta crucial para el perfecto desarrollo de la misión que desde el mismo comienzo, todo el mundo en la empresa entienda claramente cuál es el objetivo de la misión, las posibles desviaciones y qué medios se van a poner a disposición de este proyecto.

Una serie de reuniones preliminares servirán para recopilar información acerca del mercado, de la empresa, las formas de trabajo y sobre las tareas actualmente desarrolladas por los distintos empleados de la empresa que estén relacionadas con la misión encomendada. Una vez comenzado el trabajo, resulta importante poder formarme con rapidez una opinión acerca de diversos aspectos y personas, con lo que toda la información previamente recopilada acerca del trabajo encomendado favorecerá el desarrollo y la consecución de los objetivos del proyecto.

Entender las necesidades del cliente y el entorno.
Establecer los requerimientos y metas preliminares.
Acordar enfoque, plazos y recursos necesarios.
Documentarlo por escrito.

FASE 2: Asunción de la tarea

Con anterioridad al inicio, se suele preparar cuidadosamente la llegada del Interim Manager a la empresa con el fin de ofrecer una impresión de autoridad y serenidad desde el mismo comienzo del trabajo.

En las primeras fases del trabajo, se ponen en práctica una serie de acciones preliminares encaminadas a organizar un comité de gestión del proyecto encomendado, así como construir un círculo de personas de confianza que servirán de red de información en las fases siguientes del proyecto.

Cuando las circunstancias sean propicias, se dedica prudentemente un cierto tiempo para estudiar el entorno encomendado antes de determinar cómo se va a conseguir el objetivo definido.

En otros casos, sin embargo la situación de extrema urgencia requiere de decisiones y actuaciones rápidas, a veces incluso desde el mismo primer día. En ese caso se debe hacer todo a la vez y en la medida de las posibilidades, se observa y se analiza la empresa con el fin de elaborar un plan de acción lo antes posible.

El Plan de Acción debe ser una combinación de las ideas generadas por el Interim Manager, el cual aporta un punto de vista externo y su experiencia, junto a las mejores ideas generadas por el grupo de empleados y la gerencia de la empresa involucrados en el proyecto.

En estos casos, resulta crucial conseguir la involucración de los distintos niveles jerárquicos de la empresa en la aceptación de dicho Plan de Acción como la línea de actuación a seguir en las fases siguientes. La aceptación de las acciones, los plazos fijados y la asignación de las tareas a los responsables de llevarlas a cabo supone un punto crucial en el desarrollo del proyecto. Se trata de un punto de no retorno en el cual todo el mundo ha de ser consciente de la importancia de lo que se va a conseguir y de su aportación a la consecución del objetivo.

Ganar credibilidad rápidamente.
Internalizar los fundamentos del negocio.
Construir relaciones con todos los intervinientes.
Determinar y entender las causas de la situación.
Acordar Objetivos y establecer el Plan de Acción.

FASE 3: Ejecución de la Misión

Una vez se ha obtenido la aprobación y se ha comunicado el Plan de Acción, mi figura se convierte en una parte importante de todo el proceso de cambio. El Plan de Acción, con la ejecución de las tareas planificadas, se convierte en el eje director del proyecto. Si bien la realización de las tareas se convierte en el principal objetivo a corto plazo, con el desarrollo del propio proyecto, la realización de algunas tareas programadas puede resultar desaconsejable o irrelevante. Esa labor de priorización y ajuste fino es el reflejo de la labor de monitorización de la evolución del proyecto hacia el objetivo fijado.

Asegurar los resultados de corto plazo.
Involucrar al equipo interno para producir el cambio.
Comunicar interna y externamente.
Lograr los objetivos en los plazos acordados.
Gestionar las relaciones con todos los involucrados.

FASE 4. Salida Planificada

Una vez se ha alcanzado el objetivo, el Interim Manager finaliza su misión transfiriendo a su sucesor en la organización todo su conocimiento acerca del área cuya responsabilidad tenía asignada.

Este proceso se realiza en un proceso de solape en el que se realiza una revisión del progreso del proyecto y se elabora un informe de los resultados conseguidos como consecuencia del Plan de Acción el cual incluye necesariamente unas recomendaciones para el futuro.

Capacitar y acompañar al equipo.
Asegurar que los sistemas y procesos se asienten para que los cambios sean sostenibles.
Gestionar el traspaso al nuevo responsable.
Dejar un legado claro y reconocible en la empresa